Lanzarote

La UD Lanzarote dejó escapar la victoria ante el Fuenlabrada

EFE
La Unión Deportiva Lanzarote y el Club de Fútbol Fuenlabrada empataron en un aceptable partido, en el que el conjunto local no pudo impedir que el rival, en inferioridad numérica, neutralizara la sustanciosa renta de dos goles, y además dejara escapar tres puntos que precisa casi imperiosamente para salir de la zona baja de la clasificación.

Con un tanto de Juanjo -cabeceó de manera precisa un envío de Meca- en los compases iniciales y otro de Moyano -remató raso ante la salida a la desesperada de Roberto- al filo de la media hora, pareció que todo se decantaba de parte local. Pero, sobre el tiempo reglamentario del periodo, Arroyo certificó un golpe franco, acortó diferencias con el denominado gol sicológico y puso las espadas en alto.

Durante los primeros veinte minutos el equipo insular ofreció una imagen de las mejores que ha desplegado últimamente en su terreno, ante un rival que llegó a Arrecife con la vitola de uno de los cualificados del grupo I -quinto en la tabla-. En cualquier caso, al cuadro madrileño le costó mucho entrar en juego porque, fundamentalmente, abusó de las acciones directas, aunque ese déficit lo compensó con su excelente ejecutoria en la estrategia y en el oficio que mostraron sus integrantes.

Sergio Alcolea avisó de lo que sería el primer movimiento del marcador con el lanzamiento de un saque de esquina al que cumplimentó Roberto sacando la bola debajo de los palos y evitando el llamado gol olímpico. A renglón seguido, Meca recogió el rechace de aquel y la estrelló en el dorso de un zaguero.

No descompuso el 1-0 al equipo que entrena Emilio Ferreras. Es más, mantuvo su empecinamiento en buscar la espalda de la defensa rival a base de tirar balones a la olla, pero lo tuvo harto complicado porque, entonces, el Lanzarote estuvo atrás certero y sereno. Sin embargo, con la mínima ventaja local en el tanteador, Joaquín mandó el balón a un poste -minuto 18-.
Rebasado el ecuador del periodo, con el cuadro insular utilizando cómodamente el quehacer por banda, Meca enganchó una volea y el esférico salió junto a un palo.

Cabanillas erró en el minuto 32, el balón quedó para Juanjo, se internó en área, vio a Roberto que salía y ajustó raso: 2-0.
No aportaba grandes cosas al juego el Fuenlabrada, muy marrullero, y su entrenador, Emilio Ferreras, se pasó gritando toda la primera parte “hemos venido a la guerra” ante el asombro e indignación de parte de la grada de la Ciudad Deportiva Lanzarote. Sin embargo, el equipo madrileño se marchó al descanso con un excelente tanto de Arroyo, quien golpeó con la pierna izquierda en un saque de libre directo y abrió las esperanzas de su equipo para el segundo tiempo, en momentos en que ya actuaba con un hombre menos -expulsión de Granada-.

Las cosas no le comenzaron a funcionar a un Lanzarote más conservador en la segunda mitad. Esa actitud negativa generalizada en sus futbolistas, y las posteriores y confusas decisiones arbitrales le pasaron factura de forma irreversible, ya que se desquiciaron y contemplaron cómo se esfumaba su preciosa ventaja.

Antes del cuarto de hora inicial, en otra jugada proveniente de balón parado -discutida falta-, el capitán foráneo Cabanillas enganchó un zapatazo magistral y dio el pasaporte al 2-2. A partir de ahí, los aficionados vieron poco juego y mucha marrullería, además de soportar con estoicismo el intenso viento y el ligero fresquito.

Para mal de males, el árbitro que casi estaba escondido en una labor desapercibida, cobró protagonismo con otras dos expulsiones, un rosario de amonestaciones y alguna otra determinación que le cuestionaron desde todos los rincones del recinto deportivo lanzaroteño.
Los jugadores visitantes se replegaron en clara postura de garantizar el empate, lo que aprovecharon sus rivales para echárseles encima y ponerles en serios aprietos. Así, Yeray -minuto 74- envió el esférico a un poste, el rebote lo recogió Juanjo y lo mandó al travesaño; y ya en tiempo añadido, aquel, solo ante Roberto, le hizo un regalo -se lo puso en sus manos-.
Al final del encuentro, el entrenador de la Unión Deportiva Lanzarote, Paco Gutiérrez, apuntaba que el resultado ha supuesto “una decepción muy grande”. “Es incomprensible lo que está pasando; parece que estamos destinados a sufrir. Hicimos una primera mitad perfecta, aunque el gol que supuso el 2-1 -casi al final-, nos hizo mucho daño. Necesitábamos más tranquilidad”, explicó.

Gutiérrez aseguró que conoce bien al preparador del rival de turno y, en ese sentido, dijo: “Esperaba a un Fuenlabrada marrullero; los equipos que entrena Ferreras son así”. Tampoco escapó el árbitro Adolfo Martínez de las críticas de Gutiérrez: “Nos desquició”, manifestó con especial énfasis.

UD Lanzarote: Marino; Jorge Campos, Rodolfo, Eliot (Marcos Cabrera, 77’) De la Plata; Fredrik, Sergio Alcolea (Toñito, 64’) Javi Moyano (Aarón, 46’), Yeray; Juanjo y Meca.

CF Fuenlabrada: Roberto; Moi, Dani Cancela, Luismi, Dani Hernando, Cabanillas, Javi Moreno (Lucas, 18’), Granada, Perona, Joaquí (Kikín, 46’, Borja 83’) y Arroyo.

Gol: 1-0, minuto 5, Marino saca con la mano hacia Yeray que con un recorte se va de tres contrarios y cede a Meca, quien se interna por la banda izquierda y pone un centro medido para que Juanjo remate impecable de cabeza hasta el fondo de las mallas. 2-0, contraataque con pase de Juanjo a Javi Moyano quien se interna y bate en la salida al portero contrario. 2-1, minuto 46, Arroyo de falta directa al borde del área. 2-2, minuto 60, Cabanillas de falta directa al borde del área.

Arbitro: Adolfo Martínez Martínez (colegio murciano), asistido por José Juan Martínez Martínez y Jerónimo Linares Celdrán. Expulsó con roja directa en el minuto 45 a Granada, al que previamente también le había sacado una amarilla, y a Toñito por doble amarilla mostradas en los minutos 68 y 71. También amonestó al entrenador, Paco Gutiérrez, así como a los jugadores locales Rodolfo, Sergio Alcolea, Javi Moyano y Fredrik. Por los visitantes también vieron la amarilla Perona, Arroyo y Kikín.

Incidencias: Cerca de 400 personas -entre ellas, alguna mascarita- se dieron cita en la Ciudad Deportiva Lanzarote para presenciar, en una mañana algo fría y ventosa, este partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de liga. Como es habitual, al descanso del encuentro se sortearon dos invitaciones de dos entradas cada una para el Aquapark de Costa Teguise.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Popular

o
To Top